Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

1ª Aficionados > Grupo 4 > Jornada 33

A once metros del sueño

Autor:
26-05-2013

En estos momentos me gustaría tener un sombrero para quitármelo ante el Comercial. En un partido a cara o cruz, los pupilos de José Jurado lograron una victoria tan sufrida y trabajada como vital en sus aspiraciones. El escenario fue uno de esos estadios históricos del fútbol madrileño como La Mina de Carabanchel, cuyas gradas acogieron a las decenas de hinchas bianconeros desplazados.

El partido arrancó con un Real Carabanchel que pretendía llevar la batuta del juego, volcando constantemente su fútbol al costado izquierdo en busca de las combinaciones entre el capitán y el número diecisiete. Fruto de ello llegaría la primera ocasión local en pies del dorsal número 7, quien recibió por derecha un buen cambio de banda, pero su disparo se estrellaba en el lateral de la red defendida por Sandro.

Mientras tanto, el Comercial se encontraba bien plantado sobre el césped, presionando la salida de balón carabanchelera y lanzando rápidos contragolpes en busca de una sorpresa que estuvo a punto de llegar en el tercer minuto de juego. Sin embargo, el buen balón de Ángel no pudo ser controlado con acierto por Cha.

A los veintiún minutos de partidos se dispararía la alegría en la parroquia visitante. Un remate de Rafa encontraba las manos de un defensor y el colegiado señalaría el punto de penalti. El encargado de ejecutar la pena máxima sería Fer, quien batiría al portero local con un certero lanzamiento. El gol no solo situó al Comercial al frente del marcador, sino también del partido. Primero sería Ángel quien probase suerte desde la frontal y más tarde Cha, pero sus respectivos lanzamientos se perdieron por la línea de fondo. El Carabanchel también buscaría la meta bianconera pero se encontraría con un acertado Sandro. En primer lugar, despejando a córner un disparo lejano que botó muy cerca de su marco, y en segundo adelantándose al delantero en su intento de hacerse con un balón entre líneas.

Cuando parecía que el Real Carabanchel se estiraba en busca del empate, llegarían las dos ocasiones más claras del partido para los de José Jurado. Un córner botado por Rafa era rematado a portería por Corral, quien se encontró con el guante del meta local. El rebote era recogido por Morago, quien fue con todo al suelo para empujar un balón que se marcharía por encima del travesaño.

El pitido inicial de la segunda mitad deparó cuarenta y cinco minutos muy diferentes a los ya vividos. Mientras los locales buscaban ganar metros a base de balones cortos, el Comercial reclamaría un penalti por la caída de Vasco dentro del área. El colegiado no solo no señalaría los once metros, sino que en la jugada siguiente expulsaría al ‘9’ visitante por una falta en el centro del campo. La decisión, muy protestada por los jugadores del Comercial, se saldaría con amonestaciones para Sebas e Iván, ambos sentados en el banquillo.

Con un hombre menos en las filas del Comercial el técnico del Real Carabanchel introdujo dos cambios de corte ofensivo en sus filas con el objetivo de conseguir el empate. Cha probaría suerte pasada la hora de partido desde la frontal del área, pero su remate era atrapado por el meta local. Sin embargo, más de un aficionado visitante se llevaría las manos a la cabeza a los setenta minutos. Una jugada por banda derecha era centrada al punto de penalti en busca del dorsal número 9, libre de marca. Mientras la afición local ya se preparaba para celebrar el empate, Morago se arrojaba al suelo para despejar el esférico y, por tanto, alejar el peligro de manera providencial. José Jurado buscó dar oxígeno a su equipo introduciendo a Omar y a Alberto a falta de siete minutos que resultaron de infarto, ya que en el cuarto minuto de añadido, Sandro se haría con un balón suelto dentro del área para finiquitar tres puntos que se quedan en el zurrón de los del Casallo.

Con el pitido final se desbordó la alegría entre los jugadores y aficionados, quienes brindaron una merecida ovación a sus jugadores. Para entonces, ya era tarde, puesto que había salido del estadio en busca de un sombrero.

Fernando Beltrán

http://www.cdccomercial.com

Podéis comentar la crónica en: http://www.facebook.com/futmadrid

Ajax Spinner