Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

3ª Division > Grupo 7

El Fútbol “Hoy”. El Entrenador - (por Julio Montero)

Autor:
28-03-2020
Foto archivo

 

Artículo del periodista Julio Montero sobre los entrenadores y sus sistemas de juego en un equipo de fútbol

 

Interesante articulo de Julio Montero, periodista y colaborador nuestro, que aborda en esta ocasión el papel de los entrenadores y sus sistemas de juego en el fútbol actual.

Artículo /// Julio Montero

Como ya en estas mismas páginas hace unos días, aprovechando la situación actual que vivimos, tenía la ocasión de manifestar mi opinión, mi reflexión, y poder dirigirme a todos aquellos seguidores de esta web sobre el momento actual de nuestro fútbol, del fútbol modesto, esta vez, con el fin de en lo posible poder despejar nuestra mente de todo lo que desgraciadamente ahora nos rodea, pretendo en este artículo dar mi modesta opinión sobre el papel que en un equipo de fútbol juegan los entrenadores y el trabajo y/o método que los mismos desarrollan para obtener resultados.

Dicho esto, es obvio que el deporte del fútbol es el más practicado, independientemente de que este pueda serlo a nivel profesional, amateur, federado o no.

Un deporte que, obviamente como cualquier otro, tiene sus reglas. Reglas que desde sus inicios han cambiado, han evolucionado, aunque es verdad, más bien poco.

Un deporte, el fútbol en el que el principal protagonismo recae en quienes lo juegan, quienes lo practican: los jugadores.

Pero existen también unas personas, en la actualidad un grupo de estas en cada equipo, como son los entrenadores o staff técnico, que son quienes pueden influir en esos antes mencionados protagonistas.

Son estos quienes deben conseguir de sus jugadores que estos den y saquen el máximo de ellos mismos en los aspectos técnicos, tácticos y físicos.

Por no entrar en discusiones, valoraciones de algunos de estos aspectos que van unidos al trabajo y metodología diaria en una plantilla de jugadores y en un equipo, a través de este artículo me voy a permitir escribir sobre cuál es el trabajo, muchas veces ingrato, del entrenador de fútbol.

Una persona que, además de preocuparse por sus jugadores, su staff técnico y demás personas relacionadas con su equipo debe actualizarse de manera continuada para seguir formándose y aprendiendo constantemente.

Y en este sentido, en lo que al trabajo del entrenador se refiere y más concretamente al mismo desarrollado con los diferentes sistemas de juego, pretendo ampliar estas líneas.

No se trata aquí de manifestar cual o cuales de estos es mejor o peor, más efectivo o menos bueno. Para eso están los entrenadores que, según sus conocimientos y formación, sabrán, seguro, aplicar los que pare ellos y sus equipos sean los más convenientes.

Si me gustaría incidir y dirigirme a los entrenadores del fútbol base, a esos que deben ir educando a sus jugadores para que entiendan cuales son las mejores características de cada uno de los diferentes sistemas de juego y sepan utilizarlos también junto a las propias cualidades individuales en los aspectos técnicos y tácticos para sacarle un mejor rendimiento al fútbol y a los partidos.

Decía el gran Alfredo Di Stefano que el fútbol es un deporte colectivo en el que cada equipo está compuesto por 22-25 jugadores, aunque solo pueden jugar once mientras que el resto también participa y contribuye al buen funcionamiento del grupo.

Teniendo en cuenta esto, y estando completamente de acuerdo con ello, está claro que en un partido los jugadores no pueden desenvolverse de una manera individual, sin contar con sus compañeros, ya que se generarían una serie de desequilibrios tácticos que, siendo así, serían aprovechados por el conjunto rival.

Por tanto, teniendo en cuenta esta premisa, es evidente que a lo largo de un partido se presentan y se plantean fases del juego en funciones de ataque, defensa y de transición precisamente entre una y otra y esta circunstancia requiere una, digamos, organización colectiva para cada situación.

Se trata de trabajar un reparto de cometidos y obligaciones de manera equilibrada entre los jugadores para un mejor desempeño sobre el terreno de juego.

Y es ahí donde aparecen los sistemas de juego que permiten a los equipos trabajar una organización colectiva necesaria para garantizar una, digamos también, lógica y racional ocupación del terreno de juego evitando además desequilibrios tácticos.

Para que esta organización colectiva o sistema de juego, que es trabajo del entrenador, sea la adecuada y a partir de ahí desarrollarla con éxito, es fundamental conocer y explotar las características de la plantilla de la que pueda disponer.

Existen entrenadores que para ellos consideran que el sistema de juego es lo prioritario y buscan jugadores que se adapten a un determinado modelo, mientras que otros lo hacen adaptando ese modelo a las cualidades de los futbolistas.

Son entrenadores que priorizan las cualidades técnicas, tácticas, físicas y mentales además del talento de los jugadores para, a partir de ahí, confirmar no solo un método de trabajo, sino también un estilo y un sistema de juego adaptado y adecuado a esa plantilla.

A partir de aquí, teniendo en cuenta algunos de los principales sistemas de juego todo depende de lo que cada entrenador y en cada momento se vea en la obligación de necesitar.

Sistemas de juego que buscan el ofrecer opciones al poseedor del balón ( 1-3-4-3 y 1-4-3-3), buscan profundidad ofensiva ( 1-4-3-2-1; 1-4-2-3-1 y 1-5-4-1) o equilibrio en el juego ( 1-3-5-2 y 1-4-5-1) o sistemas que inciden en el llamado “plano transversal”, donde la prioridad es la posesión frente a la profundidad ( 1-4-4-2) o el “plano longitudinal” (1-3-4-3), en rombo, para ser capaces de neutralizar el juego entre líneas del equipo contrario.

Esto es trabajo de los técnicos quienes deben ser capaces de aplicar cual, según su idea y concepto del juego y, sobre todo, según el desarrollo del partido, se adapta mejor a su equipo.

Ya, dejando de lado este controvertido apartado, algunos pensarán que en fútbol solo vale ganar y otros, en el lado opuesto a esta idea que, si el fútbol es un espectáculo, también debe importar ganar gustando.

Pero es verdad que es el entrenador el que propone mientras que es el jugador el que dispone y dicho esto, la dicotomía, a partir de ahí y del trabajo de un entrenador podría resumirse en dos ideas.

De un lado quien aboga por el “orden más el talento” y por otro quien defiende lo contrario, “el talento más el orden”.

De una u otra forma, para quienes amamos este deporte y desde la visión como espectador nos podemos quedar con esa frase que dice que “todo equipo que trata bien el balón, trata también bien al espectador”.

A partir de ahí, entonces, seguro que el sistema de juego, es obvio, queda en un plano secundario.

Julio Montero - Periodista - Director porgrama "Aranjuez Deporte" de Onda Aranjuez


Ajax Spinner