DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 2 > Jornada 34

34ª Jornada - Crónica: CF Inter de Valdemoro 1 - 2 Real Aranjuez CF (Temporada 2021/22)

Autor:
13-06-2022
Fotos: Julio Montero

 

Dos golazos de Chiqui le dan la victoria y el ascenso a la 3ª RFEF al Aranjuez ante un combativo y aguerrido Inter Valdemoro

Crónica /// Julio Montero

Todo se lo jugaba a una carta en este compromiso último de la temporada para el Real Aranjuez en su partido frente a un descendido Inter Valdemoro en un partido donde, obviamente si nos detenemos en echar un vistazo a la clasificación, el papel de favorito, antes de jugarse el encuentro, lo tenía el conjunto ribereño que dirige Juan Luis Mora.

Pero, a pesar de esa condición, la empresa para conseguir los tres puntos por parte ribereña no iba a ser fácil ante un Inter que, tirando de orgullo y, por qué no decirlo, favorecido por las reducidas dimensiones del terreno de juego de “El Restón” supo jugar sus bazas para ponerle muy complicada la victoria final a los de Aranjuez.

Es verdad que el poco fútbol que se puede llevar cabo sobre un espacio tan reducido y las ocasiones las puso un Aranjuez que se encontró, como no podía ser de otra forma, con un rival que fue capaz de competir al máximo, explotando sobre todo un buen trabajo de contención para llevar a una exigencia máxima a un equipo ribereño que tuvo que esperar a la última jugada del partido para lograr hacerse con los tres puntos en juego y, con ello, certificar así el ascenso de categoría para militar la próxima temporada en la correspondiente a la 3ª RFEF.

Pero antes de todo, contándoles lo que daba de si este partido, nada más comenzar el encuentro se pudo comprobar cómo, con el apoyo incondicional de un buen número de seguidores rojillos desplazadas hasta Valdemoro, era el Aranjuez el equipo que se hacía con el mando del partido y el control del balón ante un Inter que, muy metidos atrás, fiaba toda su suerte al trabajo defensivo y de contención.

A partir de ahí, tocaba esperar por tanto si el Aranjuez era capaz de marcar y si al Inter este trabajo le daba resultado.
Pasaban los minutos y los locales eran capaces de desbaratar cualquier acción ofensiva ribereña de un equipo al que, ligeramente atenazado por los nervios y la presión, le faltaba algo de pausa en su juego y acierto en los metros finales

Pero, como no hay mal que cien años dure, la superioridad técnica ribereña comenzaba a dictar sentencia en el minuto treinta y tres cuando, en un lanzamiento de falta directa en la frontal del área, Chiqui, magistralmente, terminaba colocando el esférico por toda la escuadra lejos del alcance del guardameta Pepe, en el fondo de la red.

Era el gol del 0-1 que, merecidamente, ponía con ventaja a un Aranjuez que, todavía es verdad con mucho tiempo por delante, comenzaba a ver más cerca su objetivo.

Es más, aún hubo tiempo antes de que se llegase al descanso, como para que el equipo de Mora pudiera haber conseguido una renta mayor si primero Guille, en el minuto cuarenta y uno, hubiese afinado un poco en un remate dentro del área que se marchó fuera por poco o, dos minutos después, en una acrobática chilena de Cuchillo, ver como el guardameta valdemoreño resolvía con acierto.

Enfrente, por parte local, el Inter, romo y desaparecido en ataque, no era capaz de exigirle mínimamente a un Tudor que prácticamente veía el partido como un espectador más.

Ya en la segunda parte, con las espadas aún en el aire, pero con esa ventaja ribereña, el partido daba un giro respecto a la primera puesto que fue el Inter de Valdemoro el que saltaba al terreno de juego, con algo más de chispa y exigiendo algo más al Aranjuez.


 

Un Aranjuez al que le costaba generar fútbol, al que le costaba encontrar los espacio y los caminos hacía la portería local mostrándose algo más vulnerable y así, en un desajuste defensivo rojillo, era Barry el que se encontraba con un balón dentro del área para, tras plantarse solo ante Tudor, terminar batiéndole para hacer el gol del 1-1.

Un resultado que ya no le valía al Aranjuez como tampoco le valía para nada a un Inter que, ahora creyendo aún más en su trabajo defensivo, prácticamente renunciaba a tener el balón para cedérselo, así como el campo, a los ribereños.

El apoyo, los ánimos de una grada poblada de aficionados ribereños, intentaba insuflar fuerzas a un conjunto que acusó ese empate y aunque Morcillo, en el minuto sesenta y dos, veía como su remate tras recibir de Chiqui, terminaba golpeando en el poste, pasaba el tiempo, corría el reloj, y el gol ribereño, ante la angustia en las gradas, se resistía.

No llegaban ni se originaban ocasiones claras y aunque el entrenador ribereño, buscando soluciones, movía el banquillo estas seguían sin aparecer.

Así se entraba en los últimos minutos del partido más el tiempo de prolongación con un Aranjuez que se volcó sobre la portería local para ver como de manera destacada emergía el guardameta valdemoreño Pepe.

Este, en dos jugadas seguidas, en los minutos ochenta y siete y ochenta y ocho, con dos buenas y espectaculares manos, privaba al Aranjuez de haberse puesto de nuevo con ventaja en el partido hasta que, pasados unos minutos del noventa, en un lanzamiento de falta directa sobre la misma línea frontal del área y la que era la última jugada del partido, era Chiqui, otra vez, el encargado de hacer el gol del 1-2 con un lanzamiento que, salvada la barrera, terminaba con el balón en el fondo de la red lejos del alcance del portero.

Llegaba el gol y el éxtasis entre la grada y jugadores quienes ya sobre el mismo terreno de juego, y ante un abatido Inter, comenzaron a festejar no solo esa victoria sino, obviamente, lo que la misma llevaba consigo: el ascenso de categoría.

Una victoria es verdad conseguida in extremis, pero justa, por la que hubo que esperar hasta esa última jugada, aunque no es menos cierto que si alguno de los dos equipos la mereció ese fue un Aranjuez al que, en esta ocasión, por su trayectoria, resultados conseguidos y el fútbol desplegado en las últimas jornadas, le hacía justicia.

Todo el trabajo realizado desde la pretemporada y la propia temporada en sí, recibía su merecido premio y recompensa para un club, una entidad que, una temporada después, vuelve de nuevo donde, mínimamente merece, con un espacio importante en el fútbol madrileño. Enhorabuena Aranjuez.

CF. INTER DE VALDEMORO: Pepe, Castillo, Alcaina, Zili, Trivi, Iván, Leo, Nico, Barry, Navarro y Joel.

Cambios: Osam (mto.20) entró por Navarro; Reche (mto.86) por Iván y Héctor (mto.87) por Joel.

REAL ARANJUEZ CF.: Tudor, Pepe, Morcillo, Bulga, Manu, Aitor, Jaime, Chiqui, Cuchillo, Guille y Juanki.

Cambios: Alex Rubio (mto.64) entró por Pepe; Cerro (mto.83) por Aitor y Jimeno y Ronaldo (mto. 87) por Guille y Cuchillo respectivamente.

ARBITRO: Pablo Puente. Mostró cartulinas amarillas a los jugadores locales Castillo, Alcaina y Nico y por parte visitante la vieron Bulga y Alex Rubio.

Expulsó en tiempo de descuento, con roja directa por agresión a un contrario, a Leo.

GOLES.

0-1 mto. 33: Falta directa en la frontal del área sobre la portería local que lanzada de manera magistral por Chiqui termina con el balón en el fondo de la red.
1-1 mto. 54: Desajuste defensivo ribereño que es aprovechado por Barry para, tras plantarse delante de Tudor, terminar marcando.
1-2 mto, 96: Falta directa casi sobre la misma línea de la frontal del área local para que Chiqui, perfecto, golpee el esférico y termine con el mismo dentro de la portería.


Ajax Spinner